»Nada en esta vida es fácil. Los personajes de estos relatos lo saben bien y se juzgan frente al mismo espejo: en lo cotidiano no reside la gloria, pero siempre hay mérito en saberse vivos, o al menos despiertos. La idea,narrada o narrable, de crecer y sobrevivir en esta ciudad o cualquier otra sirve para identificar cosas que aparentemente no importan, aunque sean esenciales en la imaginación humana como formas de la realidad más extraña: las culpas, los egos, la locura, la violencia, el amor, la juventud, la hermandad y la amistad.
Los tragicómicos protagonistas de Dinero fácil dibujan una ruta para que el lector transite y se pierda con asombro, sin complejos. Estas historias son fragmentos cifrados de la vida como la percibe Hensli Rahn: nada fácil, pero placentera«.
Miguel Hidalgo Prince