El aforismo es mesura, brevedad que logra permanecer en el tiempo, sin maravillar con ornamentos ni festines, pero sí con lenguaje. En él habita la palabra sosegada que surge en el momento indicado para atrapar al lector. Un extraño género que, en palabras del propio autor, se trabaja »como quien cultiva bonsáis«.